Autómatas

En una bola de cristal, había un mundo ataviado de cemento y armazones. Atiborrado de locales de consumo. Los habitantes que ahí habitaban, se ahogaban en sus humos y en su avaricia.

Caminaban al unísono como autómatas, no reían ni lloraban, solo estaba el niño dios y los miraba …¿ Esto lo hizo mi padre?. Es aburrido y cansado de mirar a esas gentes vacías de todo y nada.

Rodemos la bola de cristal a ver si estalla.

Francisco dominguez

Arte digital realizado por el autor Francisco Domínguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other